martes, 28 de julio de 2009

El laboratorio abandonado del ajedrecista (I)

La URSS en 1989 (fuente: museo de himnos rusos)

En los 26 años que llevo jugando ajedrez federado he podido asistir al mayor cambio de la historia de nuestro juego desde que se inventó el movimiento actual de la dama. ¿Creéis que exagero? Vamos a enumerar los más importantes: el paso del descriptivo al algebraico, los duelos entre Karpov y Kasparov, la aceleración de los ritmos de juego, la aparición de los ordenadores, el Nicbase y el Chessbase, la irrupción en el oeste de los jugadores ex-soviéticos y ex-yugoslavos, el fin de los mundiales tal como los conocíamos, el fin de los aplazamientos, Internet, la aparición de periodistas que despreciaban a los maestros e incitaban a los aficionados a unirse a su desprecio, los torneos en los que los jugadores ganaban mejores premios cuanto peor jugaban, las tablas de Nalimov, la difusión masiva de torneos por Internet, la preparación basada únicamente en el ordenador...

Unos cambios fueron buenos, otros no tanto; sólo sé que, en algún momento del camino, desaparecieron mis esperanzas de convertirme en profesional del ajedrez.

Entre mis papeles de hace años he encontrado algunos documentos que os darán una idea real de cómo ha cambiado la vida del ajedrecista en el último cuarto de siglo, y de por qué me siento un veterano a mis juveniles 37 años :)

Hoy comenzamos con un aplazamiento de 1994; en mi partida contra Emilio Gómez llegamos a la jugada 60 a punto de entrar en el final de dama contra torre, así que cogí prestada la Enciclopedia de Finales del Club de Regatas y tomé nota de los temas más relevantes. Emilio no se presentó al aplazamiento, pero aproveché mis apuntes para una clase con los críos de Quevedo: Lorena, Patricia Cecín y Robertito Gutiérrez (por cierto, ahora los críos son mayores que yo entonces), y ahora los reciclo para compartirlos con vosotros:

2 comentarios:

Javier G. Maneiro dijo...

En la publicación Peón de Rey (nº 73, marzo-abril de 2008. Páginas 24 y 25) figura una entrevista realizada por Amador Rodríguez y Ángel Martín al curioso personaje Lubomir Ljubojevic. En ella el GM yugoslavo afirma, en relación con tu lúcido comentario como por ejemplo: “Antes los torneos no eran como ahora. Hoy en día los jugadores juegan sus partidas, a veces analizan un poco con su rival o van a la sala de prensa a comentar su partida, pero luego se retiran a prepararse con los ordenadores y ya no existe aquel ambiente. Aquí por ejemplo (se refiere al torneo de Corus 2008), no encuentras a ningún jugador del torneo “A” que esté por los pasillos hablando con otro, sentado en la sala de prensa o simplemente paseando por el torneo. Ahora están aislados con sus ayudantes. En cambio en mis tiempos era al revés. Nosotros siempre estábamos en grupo, comentando cualquier cosa, reunidos en los salones del hotel y esto creaba un ambiente más cálido y todo el mundo disfrutaba más, la organización, el público, y los aficionados que podían estar más en contacto con los maestros.

Un saludo.

Tablajedrez.

oa77 dijo...

Me ha hecho gracia su cita, "pero aproveché mis apuntes para una clase con los críos de Quevedo", es curioso, tantisimo tiempo despues, y siguen existiendon "los crios de Quevedo", seran otros, Y que dure ¡

(PD: no dicen que ahora hay mas profesionales que antes, en eso del ajedrez ?)

saludos.